Guía SEO IV. Optimiza contenidos para SEO. Escribe para tus lectores.

Que debemos crear contenido de calidad ya lo sabemos pero, ¿conoces la verdadera razón para hacerlo? Está claro que Google es listo, mucho, pero, al fin y al cabo, son sus robots quienes rastrean tu web, no seres humanos. Así que, aunque es cierto que Google se da cuenta de si tus contenidos son únicos o copiados, los que verdaderamente ofrecen veracidad a tus artículos son los propios usuarios.

¿Cómo ofrecen esa veracidad? En dos vertientes. Por un lado, si tu contenido es de calidad, permanecerán más tiempo navegando en tu página, volverán a visitarte y, seguramente, querrán descargarse algún contenido que les ofrezcas o querrán recibir tu newsletter en su email. Por lo que se convertirán en leads y es probable que en clientes a medio plazo.

Pero, además, por otro lado, al realizar todas estas acciones, darán a entender a Google que tu contenido es de calidad, que es veraz e interesante para los usuarios. Por lo que el buscador te dará su ‘sello’ de relevancia y te posicionará en mejores resultados. Esto hará que tu relación con Google sea estable a largo plazo. Esa es la verdadera razón por la que trabajar un contenido de calidad.

Así que no lo olvides, optimiza contenidos para el SEO de Google, pero escribe para los usuarios. Ellos son tus verdaderos lectores.

¿Qué es la densidad de keywords? ¡No satures al usuario!

De nuevo, nos encontramos ante la disparidad de escribir para Google o hacernos entender para nuestros usuarios. Existen teorías y consejos que insisten en repetir hasta la saciedad las keywords utilizadas en tus textos. ¿Cuál es la keyword principal? Pues repítela tantas veces. ¿Y la secundaria? Pues otras tantas repeticiones.

¿Quieres saber una gran verdad? ¡Al final Google te posicionará por las keywords que crea convenientes! ¿Qué le podemos dar pistas sobre lo que le estamos hablando? Claro que sí, pero es posible que en algunos de tus artículos te sorprendas al ver que estás posicionado por una keyword que ni siquiera trabajaste tanto, ¡y eso no es malo! Al final es tu contenido. Además, Google puede penalizarte si repites en exceso tu contenido, ya que notará que se trata de un texto artificial pensado sólo para el posicionamiento y no para el lector.

Así que, por favor, escribe para tus lectores, no para Google. Ten en cuenta el SEO, claro que sí, pero tu objetivo final son los usuarios que están interesados en leer tu contenido.

Tus palabras clave y sus sinónimos. ¡Google los entiende!

¿Sabías que Google es capaz de entender las variantes y los sinónimos de tus keywords? Esto te permitirá trabajar ese contenido que quieres posicionar de una manera mucho más natural.

Como ya hemos dicho, es posible que tus páginas aparezcan posicionadas por otras keywords que no habías trabajado, o en las que no te habías centrado tanto. Sólo asegúrate de que Google te entienda bien. Por ejemplo, no incluyas publicidad que nada tenga que ver con tu contenido, o no introduzcas artículos que se escapen de tu temática.

Al final quien entra en tu página es porque está interesado en ese contenido que trabajas. Si quieres hablar de otros temas, hazlo en otra web.

Google ofrece variantes en sus búsquedas.

¿Cuántas palabras debe tener tu contenido?

Seguro que más de una vez te has preguntado: ¿son demasiado cortos mis artículos? ¿Estoy escribiendo textos muy extensos que mis usuarios no leerán? ¿Google tiene en cuenta la longitud de mis textos para posicionar mis páginas?

Vamos a aclarar algunas de estas dudas. Por lógica, cabe pensar que cuanto más largo sea tu contenido, más palabras clave incluirá y, entonces, tendrá más posibilidad de posicionar. Y es cierto. Pero no debes rellenar párrafos porque sí. Si tienes algo que decir, hazlo, ofrece nuevo contenido de interés a tus usuarios. Pero si un día la temática que tratas no da para más, no pasa nada. Cierra con un punto final y listo.

Si incluyes contenido sin interés, repetitivo y aburrido, lo único que conseguirás es que tus usuarios se marchen de tu web y esto te penalizará frente a Google.

Como hablamos en nuestro post Guía SEO III, tanto a Google como a tus usuarios le gustan las imágenes y los videos. Hacen respirar el texto, dejan descansar la vista y, además, un buen video hará que tus lectores permanezcan más tiempo en tu página, haciéndote ganar relevancia frente a Google. ¡Tenlo en cuenta para tus próximos artículos!

Negritas y cursivas, un mito a desmontar

Seguro que más de una vez también has oído decir que las negritas le indican a Google cuál es el contenido más importante de tu artículo. Esto no es cierto. Los header tags, la optimización de keywords, etc. son los puntos que te ayudarán a posicionar pero para nada lo harán las palabras destacadas en negrita.

¿Debes utilizarlas? Por supuesto que sí. Este tipo de formatos ayudan a la lectura, mejoran el UX (user experience) y, de nuevo, cuanto más contento esté nuestro lector con los contenidos, más tiempo permanecerá en nuestra web y, por lo tanto, Google nos premiará con mejores posiciones.

inbound marketing hoteles