Guía SEO III. ¿Qué elementos debe tener tu página para un buen SEO?

Si creías que ya habíamos terminado la lección sobre SEO, estabas muy equivocado/a. Posicionar en los primeros resultados de Google no es fácil, pero tampoco es imposible. Trabajar a la perfección cada una de las páginas de tu web te permitirá optar a estar entre esos diez primeros resultados orgánicos tan deseados.

¿Qué más tiene en cuenta Google a parte de tus keywords y su optimización? Los elementos que incluyes en tus páginas. A Google no le gustan todos los elementos por igual (y no hablamos sólo de los elementos visibles).

H1, H2, H3…¿Qué son y por qué a Google le interesa leerlos?

Los ‘H’ o header tags de tus páginas son los que informan a los buscadores sobre qué estás hablando en cada una de las páginas de tu web. Como ya sabes, hay contenido en tu web que no es visible para los usuarios pero, en este caso, los header tags sirven también para jerarquizar tu contenido a ojos de tus lectores.

Por lógica, Google entenderá que el contenido introducido en tu H1 es el más importante de esa página. Por lo que, en éste, debes trabajar al máximo tu keyword (o una keyword secundaria o long-tail-keyword, puesto que ya habrás trabajado tu keyword principal en el title). También este H1 será el que tenga mayor tamaño a ojos del lector. Es importante que tengas en cuenta que sólo debe haber un H1 en cada una de las páginas de tu web, sino estarás enviando información duplicada a Google y no sabrá cuál es realmente el que debe indexar. Por último, el H1 debe estar lo más arriba posible de la página (incluso antes de una imagen de cabecera, o sobre ella).

Por otro lado, a partir del H2, Google no tiene especialmente en cuenta este contenido para posicionar tus páginas, aunque sí le ayudarán a reconocer más fácilmente qué temas tratas. Aun así, no debes olvidarte de ellos ya que te ayudarán a jerarquizar tu contenido para el lector que, al final, es tu verdadero objetivo. En este tipo de tags sí que puedes utilizar más de un H2, o varios H3, etc.

A Google le chiflan las imágenes y lo videos. ¡Y a tus lectores también!

¿En qué te ayudará incluir imágenes y otro contenido audiovisual en tus páginas? A no perder lectores y a posicionar mejor. ¿Por qué? Porque los usuarios tienden a quedarse más tiempo en una página que incluya imágenes y videos. Al disminuir el número de rebotes (personas que se van de tu página sin haber pasado un tiempo mínimo en ella), Google entiende que esa página no es interesante o que los usuarios no están encontrando en ella lo que andaban buscando. Y eso te penaliza.

A parte de incluir este tipo de contenido para tus lectores, ¡optimízalo también para Google! ¿Cómo? Nombra tus archivos de imágenes con la keyword que te interese antes de subirla a la plataforma con la que trabajes y siempre dale una descripción en su ALT text. Esta descripción debe ser una frase completa, no sólo la keyword, ya que será visible para tus lectores y Google la utilizará para entender qué hay en esa imagen.

¡Ah! Y recuerda optimizar el tamaño de tus imágenes para que no pesen demasiado. La optimización en la carga de tu web también es fundamental tanto para posicionar como para que tus visitantes no se den media vuelta cansados de esperar.

Enlaces internos y enlaces externos. ¿Cómo utilizarlos?

Antes de nada debes saber que los enlaces internos son aquellos que apuntan a otras páginas dentro de tu mismo website. En cambio, los enlaces externos son aquellos con los que enviamos a los usuarios a webs externas,

Utilizar enlaces internos en tus artículos debería ser una norma a seguir, ya que te ayudarán a posicionar mejor y conseguirás que el usuario esté más tiempo navegando por tu página (puesto que le estarás ofreciendo contenido complementario al que ya estaba consumiendo).

Cuantos más enlaces internos apunten a una página o artículo en concreto, Google entenderá que éste es más importante, por lo que aumentará su relevancia. Eso sí, es importante que ese enlace tenga sentido para el lector. No puedes estar hablándole de practicar deportes acuáticos y de repente enviarle a otra página que hable de gastronomía.

Por otro lado, ¿cuándo debemos utilizar esos enlaces externos que hacen que nuestro usuario visite otras webs? Puede parecer contradictorio enviar a nuestros lectores a otras páginas, pero no es así. Proporcionarle al usuario información complementaria sobre el tema que estamos tratando, o enviarle a la fuente de la que hemos extraído ciertos datos es siempre positivo. Si no quieres perder a ese usuario con un enlace externo, indica que este enlace se abra en una nueva pestaña, así el usuario podrá seguir navegando por tu web sin necesidad de volver atrás en el navegador.

Otro consejo antes de terminar: no crees espaciados en blanco con la tecla 'Intro' de tu teclado. Google entenderá que se trata de un párrafo en blanco y, por lo tanto, sin interés alguno para los usuarios. En estos casos, debes establecer desde la configuración de tu blog que, por ejemplo, cada vez que incluyas un H2 se utilice un interlineado concreto antes y/o después del mismo.

las plantillas de HubSpot para crea contenido